Lectura de 8 min

Alta Sensibilidad ¿Qué es eso?

La Alta Sensibilidad es un rasgo que comparte entre el 15 y el 20 por ciento de la población. Es un número minoritario en relación al total, pero a la vez es muy elevado. Piensa que de cada diez personas dos son altamente sensibles. En cada familia, aula o espacio de trabajo es más que probable que haya alguien con esta característica.

Es importante dejar bien claro que la Alta Sensibilidad es un rasgo y no una enfermedad o trastorno que deba ser curado, superado o tratado.

La persona Altamente Sensible tiene un sistema nervioso más fino y, obviamente, sensible. Esto se traduce en que percibe más cosas y más detalladas que los demás. Es capaz de captar los estados de ánimo y emociones que algunas personas tratan de ocultar. Percibe los ruidos, luces, temperaturas, etc. con mucha mayor intensidad. Incluso la belleza y el sufrimiento.

En la práctica implica que nos saturamos antes y colapsamos fácilmente. Es fácil que con tantos estímulos y tanta intensidad, te encuentres agotado, estresado y deprimido.

Es cierto que desde el desconocimiento, si no se tienen en cuenta ciertos cuidados o prácticas necesarias, puede generar malestar y dificultades en el día a día. Pero en el lado opuesto, desde el empoderamiento, te aporta la capacidad de experimentar la vida de una forma mucho más rica y profunda.

Elaine Aron, quien descubrió el don de la sensibilidadelaine aaron

Aunque siempre ha estado presente en la humanidad, este rasgo fue reconocido y etiquetado por la doctora Elaine N. Aron a finales del pasado siglo en Estados Unidos. A través de sus estudios fue capaz de identificar los patrones básicos del rasgo, concentrándolos en cuatro características que toda persona PAS comparte.

¿Cómo saber si soy PAS?

Si al leer estas cuatro características te identificas con todas ellas puedes concluir que eres una Persona Altamente Sensible (PAS). Si te reconoces en alguna de ellos, pero no en todas, serás una persona muy sensible, pero no Altamente Sensible.

En inglés se conocen como D.O.E.S.:

  • Deep of Processing: capacidad de procesar la información de forma mucho más profunda. No te quedas en la superficie, sigues dándole vueltas y encontrando matices. Reflexionas mucho interiormente y buscas una comprensión total.
  • Overstimulation: la temida sobre-estimulación. Cuando recibes tanta información junta de forma continua es normal que te sientas colapsado y saturado. Seguro que te apetece estar solo, en silencio y con los ojos cerrados para limitar la entrada de estímulos.
  • Empathy and emotional responsiveness: empatía y respuesta emocional. Sientes el dolor y la alegría ajena como tuya propia. Sufres con la maldad y la miseria del mundo y sientes la obligación de ayudar a los demás. Se te da bien porque eres cercano y sabes escuchar. Conectas fácilmente con la gente a un nivel emocional. También vives con mucha intensidad tus propias emociones y experiencias.
  • Sensitivity to subtleties: eres sensible a sutilezas. Tus sentidos están más desarrollados y captan más matices. Pero no sólo tus sentidos físicos, también tu percepción sutil. Eres intuitivo y puedes reconocer pequeños cambios aparentemente invisibles en el estado de ánimo de una persona o en la energía de un ambiente.

Si necesitas más pruebas en Internet hay numerosos test que puedes hacer. Los encontrarás bajo el nombre de “Descubre si eres PAS” y cosas así. Yo personalmente pienso que se deberían llamar “Descubre si eres una PAS desequilibrada o desempoderada”.  Creo que se centran demasiado en el aspecto negativo del rasgo, es verdad que es donde nos reconocemos todos al principio. Pero esto a mi juicio conlleva grandes peligros.

PAS test

Si quieres hacer un test de total confianza te recomiendo este: Test PAS

Libros sobre la alta sensibilidad

Si quieres saber más sobre el rasgo te recomiendo los siguientes libros

Este primero es la base de todo el conocimiento que se tiene a día de hoy respecto al tema. Escrito por la doctora Elaine N. Aron, quien identificó el rasgo. Creo que siempre es importante recurrir a la fuente original, es donde vas a encontrar todo en su forma más pura.

¡En oferta!
El don de la sensibilidad (PSICOLOGÍA)
53 Opiniones
El don de la sensibilidad (PSICOLOGÍA)
  • ELAINE ARON
  • Editor: EDICIONES OBELISCO S.L.
  • Edición no. 1 (02/08/2006)
  • Tapa blanda: 288 páginas

Para profundizar sobre cómo afecta el rasgo a la infancia, y para ayudarte en la crianza de tus hijos altamente sensibles. Por cierto, es un rasgo hereditario, si tú te reconoces en él, o reconoces a alguno de tus hijos, plantéate que más personas en la familia puedan compartirlo.

¡En oferta!
Don De La Sensibilidad En La Infancia, El (Psicología)
8 Opiniones
Don De La Sensibilidad En La Infancia, El (Psicología)
  • Elaine Aron
  • Editor: OBELS|#Obelisco
  • Edición no. 1 (02/27/2017)
  • Tapa blanda: 408 páginas
 

Libros para saber más sobre el rasgo y cómo vivirlo de forma positiva:

¡En oferta!
Personas Altamente Sensibles (Psicología)
39 Opiniones
Personas Altamente Sensibles (Psicología)
  • Karina Zegers de Beijl
  • Editor: La Esfera
  • Tapa blanda: 328 páginas
 

La alta sensibilidad, vivir desde el corazón
35 Opiniones
La alta sensibilidad, vivir desde el corazón
  • Karina Zegers de Beijl
  • Versión Kindle
  • Edición no. 1 (10/04/2013)
  • Español
 

El peligro de la etiqueta

Cuando descubres de repente que existe un rasgo que da sentido a toda tu vida necesitas un tiempo para integrarlo. Entiendes que se te han estado negando necesidades básicas . Que lo que tú pedías por favor, como bajar el volumen de la televisión, y no se te concedía, es en realidad algo crucial para tu salud y bienestar.

Y así pasas por una fase en la que empiezas a reclamar tu posición. Y digo fase porque es normal pasar por ello, pero no debes quedarte ahí. Es un proceso lógico y normal, pero no es el objetivo. Yo necesité un tiempo grande para equilibrar todo con mi pareja. Pero después de eso somos capaces de convivir de forma más respetuosa para que los dos estemos a gusto.

El problema de los test que puedes encontrar en Internet es que te hacen creer que eres PAS si tienes toda una serie de características limitantes. Es cierto que como PAS siempre vas a reunir estas cualidades y nunca vas a dejar de sentir. Pero puedes ser una persona PAS perfectamente fuerte, extrovertida, carismática y feliz.

Te animo a no quedarte en el victimismo. A no aprovecharte del rasgo para vivir más cómodo, esforzándote menos, porque claro, tú eres PAS y todo el mundo debe adaptarse a ti. CUIDADO. Este rasgo nos permite crecer y ser mejores, hay que cuidarlo, sí, pero no es una carta en blanco para hacer cualquier cosa. Tampoco lo es para paralizar toda tu vida, quedarte encerrado y pensar que no puedes vivir en este mundo.

PAS

Cómo gestionar la alta sensibilidad

Cuando yo empecé a leer sobre esto tuve una lucha interior enorme. Me reconocía en todos los aspectos y veía como mi vida podría haber sido muy distinta, mucho más fácil, si hubiese tenido otra infancia u otros cuidados. Me costó mucho aceptarlo y perdonar ciertas cosas.

Pero a la vez veía como la vida me había ido obligando a solventarlo a la fuerza, y como yo en realidad no estaba en esa posición en la que te colocan los libros y los test. Y todo gracias a la práctica de Kundalini Yoga. Con sus técnicas y disciplina me he dado cuenta mirando atrás que he forjado un carácter y una seguridad con los que ni podía soñar años atrás

Te dirán que como PAS tienes mucha dificultad para establecer límites personales y para decir NO. Bueno, es verdad, pero de nuevo diría que sólo es cierto cuando estás desempoderado.

Yo soy PAS y profesora de Yoga. Cuando empecé a trabajar mi única obsesión era agradar a los alumnos. Les decía a todo que sí y temblaba al final de la clase para que nadie me pidiera la música que había puesto o los ejercicios que habíamos hecho. Porque me sentía obligada a dárselos, me sentía totalmente violentada y vendida. ¿Y qué creéis que pasaba? Que no paraban de pedírmelo obviamente. Esto me obligó a plantearme mucho los límites, el respeto, las exigencias y las relaciones en general. Me obligó a establecerme como profesora y a entender cuál era mi papel.

Por cierto descubrí que era compartir unas enseñanzas muy valiosas que hay gente que entiende y hay gente que no. Y hay gente que las entiende aunque a ti te parezca que no, o las entiende en otro momento. Pero todo esto no depende de mí. Mi papel también es respetar y valorar mi trabajo y mi esfuerzo. Y no es agradar a nadie ni hacerme cargo de sus procesos, mucho menos aliviar su dolor o dificultades enseñándoles algo edulcorado para que les sea fácil. En la dificultad, el esfuerzo y la autosuficiencia es donde se aprende.

Todo esto llega con la experiencia, pero por eso mi consejo es: encuentra una disciplina que te haga ser mejor y mantente en ella. Con el tiempo verás los frutos. Yo a día de hoy tengo claro lo que doy y lo que no doy. Casi nadie me pide nada y cuando lo hacen me siento completamente libre de responder según lo considere. A veces digo que sí y a veces digo que no. Y siempre me siento en paz.

 


Gracias por tu tiempo, espero que te haya servido.

Suscribirte para recibir más artículos tan interesantes como este.

No te olvides de comentar un poco más abajo…  me encanta leer vuestros comentarios ¡¡anímate a compartir!!

También puedes ayudarnos con una pequeña donación.

Sat nam!

Los lectores puntuan:

También te puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *